Ergonomía para traductores e intérpretes

Los traductores autónomos gozamos de una situación envidiable. Trabajamos en casa o donde nos plazca (vestidos con nuestro pijama favorito si queremos) y, en muchos casos, escogemos el horario que más nos conviene. Sin embargo, independientemente de que seamos autónomos o empleados en plantilla, hemos de pasar largas horas sentados frente al ordenador escribiendo o revisando miles de palabras al día, haciendo clic con el ratón hasta el infinito. Realizar tareas repetitivas durante largos periodos de tiempo puede causar todo tipo de enfermedades.

De acuerdo con el Centro Canadiense de Salud y Seguridad Ocupacional (www.ccsso.ca) los riesgos ergonómicos hacen referencia a las condiciones del lugar de trabajo que supongan riesgo de lesiones para el aparato locomotor del trabajador. Estas lesiones reumáticas incluyen el síndrome del túnel carpiano (una enfermedad que afecta a la mano y la muñeca).Los riesgos ergonómicos incluyen movimientos repetitivos y forzados, vibración, temperaturas extremas y posturas incómodas que surgen a partir de métodos de trabajo inadecuados o de puestos, herramientas y equipo de trabajo mal diseñados.

Estos movimientos repetitivos que forman parte de los riesgos ergonómicos pueden generar enfermedades reumáticas en última instancia y afectar a sus manos y muñecas con el síndrome del túnel carpiano o cubital, así como causar dolor y rigidez en cuello, espalda y piernas.

El síndrome del túnel carpiano tiene lugar cuando se presiona u oprime el nervio mediano a su paso por la muñeca desde el antebrazo a la mano. El síndrome del túnel cubital se debe a la presión que se ejerce sobre el nervio cubital, detrás de lo que comúnmente se conoce como «hueso de la risa», al doblar y estirar el codo repetidas veces o al apoyarse sobre él durante mucho tiempo, lo que produce entumecimiento y hormigueo en los dedos anular y meñique.

Los síntomas se presentan de forma gradual, en forma de escozor frecuente, hormigueo o prurito en la palma y los dedos de la mano. Algunos afectados dicen que sienten los dedos inútiles e hinchados, incluso cuando no hay hinchazón aparente o es muy leve. A medida que los síntomas empeoran, podría sentirse hormigueo durante el día. Debido a la merma de la fuerza de agarre, cerrar el puño, coger pequeños objetos o realizar otras tareas manuales puede resultar difícil. Hay quien no puede diferenciar entre frío y calor al tacto.

También puede sufrir CVS (síndrome de la visión del ordenador por sus siglas en inglés), que se produce al mirar fijamente a la pantalla del ordenador durante largos periodos de tiempo. Se tiende a parpadear menos cuando se mira a la pantalla del ordenador, lo que seca e irrita los ojos. Ver la televisión, por ejemplo, no es tan perjudicial para los ojos, puesto que, por lo general, está a mayor distancia de nuestros ojos que el monitor del ordenador. Los síntomas más comunes asociados al CVS incluyen: astenopía o fatiga ocular, ojos rojos, secos, con escozor, hipersensibilidad a la luz, visión borrosa, dolores de cabeza, en los hombros, cuello o espalda.

¿Cómo se pueden evitar todos estos problemas? Aunque muchos dispositivos se arrogan la mejor solución a los riesgos ergonómicos, puede empezar por hacer algunos cambios sencillos y sensatos en su puesto de trabajo y en entorno.

Manos y muñecas

  • Es vital que mantenga manos y muñecas en una postura neutral y cómoda. Intente no torcerlas hacia los lados o hacia arriba. Aunque se ha apuntado que los teclados divididos ayudan a evitar posiciones que puedan causar lesiones, no hay unanimidad entre los investigadores al respecto.
  • Controle la altura de su asiento. Los codos no deben estar por encima del teclado.
  • No despliegue las patillas traseras del teclado a menos que tenga los codos más bajos que la mesa. También se ha sugerido que mantener el teclado en una posición «negativa» (inclinado hacia delante) ayuda a evitar el cansancio. La mejor forma de hacerlo es con una bandeja para el teclado que a su vez le permita subirlo o bajarlo, y moverlo hacia delante o hacia atrás.
  • Asegúrese de que tiene las manos alineadas con los antebrazos.
  • Agite las manos de forma regular y gírelas en el sentido de las agujas del reloj y en sentido inverso (así se libera tensión en los dedos, manos, muñecas y antebrazos).
  • Pulse las teclas suavemente. La mayoría de la gente golpea las teclas tres o cuatro veces más fuerte de lo necesario.
  • Haga pausas regulares para descansar muñecas y manos.
  • Deje un espacio delante de su teclado para descansar las manos cuando no escriba. Si escribe sin mirar al teclado y se siente más cómodo con este al borde de la mesa, mantenga la posición pero descanse las manos en el regazo cuando no escriba.
  • Retire cualquier cosa de delante del teclado a excepción de una muñequera, si le es útil.

Protección de los ojos

Los nuevos monitores de pantalla plana LCD son menos perjudiciales para los ojos que los monitores CRT convencionales, pero no todo el mundo puede permitírselos, ya que, por lo general, son considerablemente más caros. La Asociación Optométrica de Estados Unidos (AOA por sus siglas en inglés) traza cinco medidas preventivas sencillas para evitar el CVS:

  • Mantenga la pantalla del ordenador de 10 a 20 cm por debajo del nivel de visión.
  • Coloque el ordenador justo enfrente de usted si lo está mirando la mayor parte del tiempo.
  • Use cortinas, persianas o estores para controlar el reflejo de la ventana. Las persianas verticales u horizontales pueden utilizarse para dirigir la luz y alejarla de la pantalla del ordenador.
  • Cree un puesto de trabajo ajustable; esto es, use una mesa y una silla ajustables, un teclado que pueda separar y un portacopias regulable que se fije a la mesa o al ordenador. Asegúrese de que la pantalla de su ordenador puede girarse o inclinarse y que el brillo y el contraste son ajustables. En líneas generales, el brillo de la pantalla debería ser equivalente al brillo de otros objetos de la habitación. En cuanto al color de la pantalla, los caracteres negros sobre un fondo blanco son más fáciles de leer.
  • Utilice un filtro de reducción de reflejos. Aumentará el contraste de la pantalla y mejorará la legibilidad de los caracteres.

Otra forma sencilla de combatir el CVS es hacer pequeñas pausas durante el día para descansar los ojos. La presión de tener que cumplir plazos ajustados o el querer hacer mucho para aprovechar un rapto creativo pueden desembocar en sesiones maratonianas delante de la pantalla del ordenador. Acostúmbrese a levantar la vista de la pantalla de vez en cuando mientras trabaja y a enfocar objetos lejanos, recuerde también parpadear a menudo.

Cuello y hombros

Las sugerencias siguientes le ayudarán a evitar el dolor de cuello y hombros:

  • Si trabaja con documentos en papel, póngalos delante de usted en un portacopias para que pueda mirar hacia delante la mayor parte del tiempo.
  • Si no utiliza el teclado numérico a menudo, coloque el teclado de manera que las teclas alfabéticas queden delante; es decir, mueva el teclado un par de centímetros a la derecha.
  • Mantenga los brazos relajados, alineados con el cuerpo, mientras trabaja. Coloque el teclado cerca para no tener que estirar los brazos hacia delante.
  • En principio, los reposabrazos ayudan a relajar los hombros, pero a menudo los que son fijos están demasiado bajos y hay que encorvarse para apoyar los brazos. Una buena solución es forrar los reposabrazos con espuma. Si son ajustables puede que tenga que subirlos más de lo que cree, así que súbalos primero y luego bájelos progresivamente en uno o dos días.

Espalda

A pesar de que no parece haber consenso entre los especialistas en cuanto a las causas del dolor de espalda, hay algunas cosas que puede hacer para evitarlo:

  • Haga un esfuerzo por sentarse correctamente, muy derecho. La mayoría estamos acostumbrados a sentarnos encorvados, lo que es malo para la espalda.
  • Ajuste el reposabrazos de su silla para dar apoyo a la columna en la región lumbar.
  • Asegúrese de que el cojín de su silla no es demasiado largo para usted: ha de poder ocupar todo el asiento. Algunas sillas de oficina permiten regular este espacio desplazando el respaldo hacia delante. Pruebe con su silla para averiguar qué ajustes se le pueden hacer.
  • Cambie ligeramente de postura a lo largo del día para liberar tensión en los músculos de la espalda.
  • Ajuste la altura de su silla de manera que sus pies descansen en el suelo o en un reposapiés. De lo contrario, si su silla es demasiado alta, puede que tenga que volcarse hacia delante, encorvándose o permanecer sentado en vertical sin apoyar la espalda.
  • Si necesita más apoyo en la zona lumbar y no tiene posibilidad de comprar otra silla, intente usar un dispositivo de apoyo lumbar.

Piernas

La falta de riego sanguíneo es un problema común en gente que tiene trabajos sedentarios, como lo traductores, y pasan muchas horas sentados delante del ordenador. Si su silla es demasiado alta o el cojín demasiado largo, pueden aparecer puntos de presión bajo los muslos y detrás de las rodillas. Pueden pinzar nervios y vasos sanguíneos originando una sensación punzante («alfileres y agujas») en las piernas o hinchazón en pies y tobillos.

Si nota presión en la parte delantera del cojín de su asiento necesita un reposapiés. Si su presupuesto no se lo permite, use el reposapiés más barato de todos: póngase las Páginas Amarillas bajo los pies. Si no puede sentarse con la espalda pegada al respaldo (p. ej., sus corvas tocan el borde delantero del cojín), ha de regular el respaldo desplazándolo hacia delante (si es posible) o cambiando la silla por otra menos honda.

El denominador común para aliviar todos estos síntomas es hacer descansos frecuentes mientras traduce. Levántese y ande durante un par de minutos cada media hora, levante los ojos del ordenador y enfoque un objeto lejano durante 10 o 15 segundos cada 10 minutos.

Otro factor importante es poder mover el teclado con frecuencia para que manos y muñecas puedan trabajar en diferentes posiciones, siempre que mantengan una postura natural y no las fuerce de forma que pudiese cansarse. Esfuércese por transformar su puesto de trabajo en un lugar cómodo; después de todo es donde pasa la mayor parte del día. Cuide su cuerpo: es la mejor herramienta que tiene y la única que no puede sustituir.

Exención de responsabilidad: la información contenida en el presente artículo no ha de entenderse como asesoramiento médico. Si padece dolor o malestar, consulte con su médico. Este artículo sólo plantea directrices que no son la última palabra en cuanto a conductas o posturas correctas ergonómicamente. Haga lo que crea correcto: aprenda a escuchar a su cuerpo. Si algo le hace sentir incómodo, no siga haciéndolo.

Autor:
Moníca E. de León

Notas

Recogido de la página web del Centro Canadiense de Salud y Seguridad Ocupacional www.ccsso.ca.

Recogido de www.aoanet.org.

Español