|
|

Lo que no debes traducir

Cuando traduces un texto de cualquier tipo, debes prestar atención a los elementos que se deben dejar en el idioma original. El caso de los nombres propios, nombres de ciudades o nombres de empresas debe analizarse con cautela, especialmente si se emplea la traducción automática.

Índice de contenidos

Index of contents

Index du contenu

Inhaltsverzeichnis

  1. Nombres de personas físicas
  2. Unidades de medida
  3. Nombres de empresas y marcas
  4. Nombres de ciudades

Esta última puede tender a traducirlo todo y sólo un traductor humano será capaz de hacer ciertas distinciones en la traducción. Te dejo aquí unas cuantas reglas a seguir para saber qué es lo que se debe traducir y qué no. Contratar a una empresa de traducción puede hacer tu vida mucho más fácil.

Nombres de personas físicas

Nombres de personas físicas

Los nombres de persona, en la mayoría de casos, no se traducen. Sólo se transcriben hacia el alfabeto utilizado en el idioma meta.

Existen excepciones para los nombres de personajes históricos que poseen una traducción oficial. Un ejemplo es el famoso Cristóbal Colón, cuyo verdadero nombre es en realidad Cristoforo Colombo. En caso de duda, puedes simplemente consultar el apartado de nombres propios en el diccionario correspondiente.

En la literatura, en el libro del Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkien por ejemplo, también te puedes topar con algunos nombres traducidos. En este caso concreto, se trata de una obra muy compleja que ha sido objeto de varias versiones. El autor, que es también filólogo, dio una serie de recomendaciones para la traducción de sus libros y escribió una guía para los traductores.

Unidades de medida

Unidades de medida

Las unidades de medida rara vez se traducen, sino que se transponen. Es más fácil para un español entender que medimos 1,55 metros de altura en lugar de cinco pies y una pulgada (es decir, 61 pulgadas).

Ten cuidado de no cometer errores de cálculo en tus transposiciones. Dependiendo de la naturaleza técnica de ciertos textos que tengas que traducir, puedes encontrarte rápidamente en situaciones complejas que requieran adaptaciones que te lleven mucho tiempo.

Si necesitas una garantía de exactitud para textos técnicos, lo mejor siempre es ponerte en contacto con una agencia de traducción reconocida como AbroadLink Traducciones.

Nombres de empresas y marcas

Nombres de empresas y marcas

En la página web Merca20, se puede leer un artículo muy divertido que nos enseña el resultado de algunas marcas si éstas se tradujeran hacia el español. Esta es la mejor demostración de que en la mayoría de los casos querer traducir una marca o un nombre de empresa no tiene sentido.

Así, Head and Shoulders se convierte en «Cabeza y hombros», Bluetooth se convierte en «Dienteazul» y Youtube en «Tutubo». ¡No quiero ni pensar como quedarían en una campaña publicitaria!

Al traducir hacia el chino o hacia el árabe, los nombres de marcas o empresas también se transcriben, pero no se traducen.

Por lo tanto, la regla para traducir los nombres de empresas y marcas es simple: sólo se debe traducir cuando los nombres originales tengan un significado peyorativo, incluso ridículo, en el mercado de destino.

Nombres de ciudades

Nombres de ciudades

Los nombres de ciudades no se traducen excepto en aquellos casos en los que exista una traducción oficial para ciudades importantes o históricas.

Si bien la traducción de los nombres de las ciudades conocidas no plantea ninguna dificultad particular, éste no es el caso en algunos países con más de un área lingüística.

En Suiza y Bélgica, por ejemplo, muchas ciudades tienen nombres completamente diferentes según el idioma.

También hay un fenómeno que está de moda en la traducción de algunas ciudades que consiste en recuperar el nombre original. Hoy en día, por ejemplo, es correcto decir «Mumbai» en lugar de «Bombay» o «Beijing» en lugar de «Pekín».

Para concluir, responderé a la pregunta «¿Debemos traducirlo todo?» dando un firme y definitivo no. Al emplear textos de traducciones automáticas, siempre debes tener en cuenta la comprobación de nombres y unidades de medida.

Imagen de Virginia Pacheco
Virginia Pacheco

Escritora para blogs y Community Manager interesada por la multiculturalidad y la diversidad lingüística. Desde su Venuzuela natal, ha viajado y vivido largas en Francia, Alemania, Camerún y España, transmitiendo a su pasión por la escritura su experiencia intercultural.

Añadir nuevo comentario