|
|

Traducción médica y valores culturales

Publicado el 16/04/2020

¿Es el lenguaje médico tan inocente como pensamos? A priori, podríamos pensar que la traducción médica es pura ciencia, lógica, objetiva e irrefutable. Sin embargo, nosotros, como agencia de traducción, sabemos que la traducción nunca es una ciencia exacta y que la idea preconcebida de que la traducción médica es simplemente una lista de traducciones oficiales o bases de datos proporcionada por instituciones médicas, queda muy lejos de la realidad.

Dándole vueltas a esta idea y documentándome sobre ella, descubro que una parte de la terminología y fraseología médica está ligada a valores culturales y sociales. Esto implica que los traductores médicos especializados, a la hora de traducir, deban tener en cuenta que dichos rasgos culturales pueden cambiar de una lengua a otra.

Una vez más, constatamos que, a lo hora de elegir un traductor médico, no basta con que tenga un simple dominio lingüístico, sino que es necesario contar también con una serie de competencias de traducción, entre ellas, la competencia intercultural.

1. El uso de la metáfora

El uso de la metáfora

Aunque hay muchas formas de demostrar que la traducción médica tiene también cierto componente cultural, nosotros nos centraremos en el uso de la metáfora. Como bien apunta José Antonio Díaz Rojo (2005), investigador del CSIC, la metáfora es una de las figuras literarias que mejor refleja la cultura ya que la asociación entre dos elementos no es casual, sino resultado de unos valores propios de la cultura. Además, no debemos olvidar que en lo más profundo, la metáfora no es más que una comparación anómala entre dos elementos, por lo que en cierta parte, es subjetiva. Esto contrasta con la presunta objetividad del ámbito médico. 

A continuación, vamos a ilustrar esta reflexión con una serie de ejemplos que, seguramente, escuchemos en los medios de comunicación o utilicemos habitualmente sin darnos cuenta. Basándonos en la clasificación propuesta por Salager-Meyer (1990), nos centraremos en las metáforas bélicas, económicas y materiales.

2. Metáforas bélicas

Metáforas bélicas

En primer lugar, hacemos referencia a las metáforas bélicas, que probablemente son las más extendidas. En nuestra cultura occidental, asociamos las enfermedades con enemigos contra los que luchar. Por ello, combatimos un virus, luchamos contra una enfermedad o somos víctimas de un cáncer, tomamos antidepresivos (contra la depresión), tenemos reacciones alérgicas, nos dan ataques al corazón o nos plantean una innovadora técnica invasiva

A la par de ser la más extendida, la metáfora bélica en el lenguaje médico, es quizás la más polémica. Muchos son los autores que se aventuran a criticarla ya que, en ciertos casos como en el tratamiento del cáncer, pueden tener efectos negativos en los pacientes. Elena Semino, catedrática de lingüística en la Universidad de Lancaster, asegura, apoyada en la tesis de la escritora y filósofa Susan Sontag, que la asociación de la enfermedad con un enemigo puede llegar a «hacer sentir culpable, responsable o desmoralizar» a aquellas personas que no consiguen vencerlo

Polémica aparte, lo que sabemos con certeza, es que este fenómeno se repite en muchos idiomas de la cultura occidental. Por ejemplo, en inglés encontramos heart attack, to battle a virus o give up the fight (utilizado normalmente en referencia al cáncer) y en francés, réaction cutanée, technique invasive, intervention chirurgicale o strátegie thérapeutique.

3. Metáforas económicas

Metáforas económicas

Por otra parte, nos topamos con las metáforas económicas en el lenguaje médico, un hecho que nos parece cuanto menos curioso ya que, a simple vista, son dos ámbitos que no tienen mucha relación entre sí. Para identificarlas basta con ahondar en el uso habitual de la lengua y caer así en la cuenta de que todos hemos ido a donar sangre alguna vez, y sabemos que ésta se almacena en un banco de sangre. Todos sabemos cómo administrar ciertos medicamentos o hemos visto noticias de personas que han recobrado el conocimiento. Asimismo, en estos tiempos del Real food, habremos escuchado seguro la importancia de equilibrar el consumo energético y el gasto de energía, los beneficios de los alimentos ricos en fibra o pobres en grasas saturadas

En este caso, aunque en inglés se dan más metáforas de tipo médico utilizadas en el ámbito económico como economic depression, también encontramos algunos ejemplos como blood donation o blood banks que nos llevan a pensar que la utilización de términos económicos en el lenguaje médico es un fenómeno recurrente en la cultura occidental. Al igual que en español, en francés encontramos más variedad, como riche en calcium, dépense énergétique o administrer des doses.

4. Metáforas materiales

Metáforas materiales

 

Por último, y dejando a un lado otros tipos de metáforas de orden natural como metáforas vegetales (trasplantes, tronco cerebral) o geográficas (región cervical), nos parece de especial interés indagar en las metáforas materiales. A medida que hacemos un análisis de los términos utilizados anatómicamente, encontramos variedad de ejemplos que hacen alusión a la arquitectura, desde el pabellón auricular o el tabique nasal a la columna vertebral, pasando por la pared intestinal o el arco aórtico. La mecánica también está muy presente al concebir el corazón como un motor que bombea la sangre o al referirnos a la ingeniería genética

Una vez más, este patrón se repite en las dos lenguas occidentales que hemos ido mencionando. En inglés, extraemos ejemplos muy ilustrativos como walls of the lymph vesseks o spinal column, así como en francés: colonne vertébral, mécanisme génétique, ventilation mécanique. La comparación entre cuerpo-máquina y el patrón que observamos en distintas lenguas de la cultura occidental, puede deberse al proceso de revolución industrial de principios del siglo XIX.

5. Acercándonos al público meta

Acercándonos al público meta

Tras el estudio de estos ejemplos, volvemos a nuestra pregunta inicial: ¿es el lenguaje médico tan inocente como pensamos? En definitiva, no lo es. Muchas son las teorías que intentan explicar la pretensión o el origen del uso de dichas metáforas. Así, ciertos autores, aseguran que, la elección de términos médicos es muy sensible, ya que no solo puede esconder rasgos culturales sino también posicionamientos ideológicos, poniendo como ejemplo la terminología relacionada con el aborto. A pesar de tener que ser conscientes de la carga ideológica de los términos que utilizamos, creo que es necesario recordar la complejidad y especialidad del ámbito de la medicina. La explicación de por qué se hace uso de dichas metáforas puede deberse simplemente a la voluntad de acercar de manera ilustrativa la medicina al público no especializado. El debate entre los partidarios y detractores de esta práctica en el lenguaje médico es denso, pero una cosa queda clara: el lenguaje médico tiene un sutil, pero importante componente cultural. Tener esto en cuenta a la hora de traducir, es esencial para trasladar el sentido de la frase o del término.

6. Bibliografía

Aida Kemelmajer de Carlucci (2010). Una recensión tardía del libro de Susan Sontag ‘La enfermedad y sus metáforas’. Publicación Cuatrimestral del Master en Bioética y Derecho. Revista de Bioética y Derecho. Número 18.- Enero 2010 pag. 47. Recuperado de: http://www.ub.edu/fildt/revista/pdf/RByD18_Biblio.pdf

José Antonio Díaz Rojo. Terminología médica, cultura e ideología. Quaderns de Filologia. Estudis Longüístics. Vol. X (2005) 31-51. Instituto de Historia de la Ciencia y Documentación (UV-CSIC).

Periódico ABC (2010). El negativo impacto de las metáforas bélicas en el cáncer. ABC Enfermedades, Madrid. Actualizado 23.02.2019. Recuperado de: https://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-negativo-impacto-metaforas-be...

Valentina Marta Rodríguez. Estudio español-francés de la metaforización biomédica en las guías de práctica clínica en el ámbito de las enfermedades raras. Revista de Medicina, Lenguaje y Traducción, Vol.17, nº 44, 2016, págs. 144-149. Universidad de Vigo. Recuperado de: https://www.tremedica.org/wp-content/uploads/n44_tribuna-VMartaRodriguez...
 

Quizá también te interesen estos otros artículos:

Imagen de Zoe Lorente
Zoe Lorente

Licenciada en traducción a falta de Trabajo Fin de Carrera. Gestora de Proyectos y traductora del francés y alemán al español en prácticas universitarias de septiembre 2019 a junio 2020.

Añadir nuevo comentario