|
|

La traducción de patentes y marcas

Publicado el 20/10/2021

Las solicitudes de patentes crecen a un ritmo vertiginoso lo que conlleva, a su vez, un aumento de la demanda de traducción de patentes y marcas.

Según el Informe Anual 2019 de la OEP, en España se alcanzó la cifra récord de casi 1.800 solicitudes de patentes en el año 2018 liderando el ranking Cataluña, Madrid y el País Vasco. Y a nivel europeo, se alcanzaron cifras de casi 175.000 solicitudes en el mismo año, liderando el ranking de solicitudes Estados Unidos, Alemania y Japón.

1. ¿Qué es una patente?

Una patente es el conjunto de derechos que un determinado país concede al inventor de un producto, proceso o tecnología cuando los registra. Estos derechos no solo permiten a su "dueño" legal comercializar con el invento durante un tiempo, sino que también lo protegen contra plagios, u otras personas que quieran comercializarlo.

1.1 Legislación sobre patentes y patente europea

La primera legislación de la que se tiene constancia en tema de patentes data de 1474 y se desarrolló en Venecia.

En cuanto a España, la primera patente conocida se concedió al sistema de molienda de Pedro Azlor en el año 1478, y castigaba con 50 000 maravedís (la moneda de la época) a cualquiera que pretendiera sacar rédito del invento sin autorización.

Sin embargo, no fue hasta siglos después, con la Revolución Industrial, que la regularización de patentes y marcas se extendió al resto de países.

1.2 Diferentes sistemas de patentes

Hoy en día contamos con tres tipos de patentes.

Los derechos de patente nacional solamente son válidos dentro del país en que se otorgaron. Sin embargo, este sistema fragmentado es no solo engorroso, sino muy costoso para aquellos inventores que pretendan comercializar su invento en el extranjero.

Con el objetivo de simplificar los trámites de registro de patentes y reducir costes se creó en 1973 la patente europea, que concede los mismos derechos de propiedad industrial que las patentes nacionales, pero con validez en tantos países como el solicitante quiera (dentro de la Unión Europea, claro).

No obstante, si ninguno de estos sistemas se adecúa a tus necesidades, existe una tercera vía para garantizar tus derechos y la protección de tu invento. Me refiero al PCT (Patent Cooperation Treaty), un procedimiento internacional unificado. Este sistema fue desarrollado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual que garantiza los derechos de patente en numerosos países fuera de la Unión Europea (Estados Unidos, Japón, China, etc.).

1.3 ¿Por qué es necesaria la traducción de patentes?

En España, solamente en el año 2018 se realizaron exportaciones por un valor de 292 063,2 millones de euros, lo que supone el 24,17% del PIB nacional. Esta cifra incrementa si consideramos a nuestros países vecinos.

Por eso, a la hora de comercializar un producto, las empresas deberán asegurarse que el producto en cuestión reportará la máxima rentabilidad. Esto, por supuesto, incluye su comercialización en mercados extranjeros, así como todas las garantías legales que conlleva el registro de patentes internacionales.

Para poder presentar una patente europea en otro país o mediante el TCP será imprescindible presentar la traducción de los documentos de patente originales.

Registrar una patente es un proceso largo. Puede tardar más de un año si la documentación es correcta. Sin embargo, el tiempo y el coste pueden aumentar drásticamente si la traducción no es perfecta, provocando el rechazo de la solicitud y la necesidad de comenzar todo el proceso de nuevo.

2. ¿Cuáles son las características de la traducción de patentes?

La traducción de patentes se engloba dentro de la traducción técnica, y presenta numerosos retos de traducción que han de ser afrontados por un traductor especializado para garantizar una traducción fiel y de gran calidad.

Algunos de los rasgos característicos de este tipo de documento técnico son:

  1. Abundancia de tecnicismos: las patentes son a la vez documentos tecnológicos y legales. Por lo tanto, presentar un alto contenido en vocabulario específico
  2. Ausencia de ambigüedad: la propia naturaleza del documento hace que busque la máxima claridad, utilizando un lenguaje claro y conciso que no dé lugar a libres interpretaciones.
  3. Revisión minuciosa: en un documento con tantas implicaciones, cualquier errata puede poner en riesgo la solicitud de patente. Por ello, es esencial que estas traducciones sean revisadas escrupulosamente.
  4. Por todas estas dificultades, la traducción de patentes, en muchos casos, es ineficaz y opaca.

3. Servicios de traducción de patentes

En estos casos, la labor del traductor no es solo la de reflejar fielmente el original, sino que cada nota, cada párrafo, cada título, cada número, cada sinónimo y cada repetición deben ser perfectas. No es una cuestión solamente de traducir bien, sino de conocer el tema y el lenguaje adecuado.

Dada la importancia del proceso y todas sus implicaciones, el altamente recomendable recurrir a una agencia de traducción especializada, con profesionales debidamente cualificados para llevar a cabo la traducción de una patente.

Si necesitas orientación o quieres pedir un presupuesto, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. AbroadLink cuenta con un equipo de traductores técnicos especializados en diversas materias (farmacia, manuales, etc.).

Quizá también te interesen estos otros artículos:

Imagen de Alba García
Alba García

Graduada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada, y en Traducción y Traductología por la Universidad Estatal Lingüística de Moscú como parte de un inédito programa de doble grado entre ambas universidades. Especializada en traducción jurídica y marketing. Amante de los idiomas.

Añadir nuevo comentario