Traducción jurídica

En función del uso y del contexto, se trata de una de las traducciones que entrañan mayor dificultadLa traducción jurídica implica el conocimiento de dos ordenamientos jurídicos que pueden llegar a ser muy distintos entre sí. Eso implica que no existen, por lo general, equivalentes semánticos exactos. Esta circunstancia hace que muchas veces la traducción jurídica sea muy literal, precisamente para evitar introducir figuras legales que no existen en el idioma de partida.

Tipología de documentos jurídicos:

  • Contratos o acuerdos vinculantes entre empresas o particulares
  • Escrituras de constitución de sociedades y estatutos sociales
  • Procesos de Demandas colectivas
  • Acuerdos sociales y juntas de accionistas
  • Memorias anuales, informes de auditoría
  • Solicitudes de patente y contratos de licencia de uso de propiedad intelectual
  • Pólizas de seguro e informes periciales
  • Poderes notariales y escrituras públicas
  • Procedimientos judiciales o arbitrales
  • Demandas, sentencias, recursos y autos judiciales, laudos arbitrales

¿En qué se diferencia la traducción jurada de la traducción jurídica?

Traducción jurídica hace referencia a la naturaleza del contenido de un texto y al tipo de documento que se traduce, mientras que la traducción jurada es una traducción, ya sea técnica o jurada, que lleva la firma y sello de un fedataria público según se reconozca en el país de uso del documento. La confusión entre traducción jurada y jurídica viene por el hecho de que un gran porcentaje de los documentos jurados son documentos de naturaleza jurídica.

Español