|
|

5 retos de la traducción especializada

La traducción especializada dista mucho de la llamada «traducción literaria». Exige tener competencias específicas y formarse en el ámbito de especialización correspondiente. Independientemente del sector de actividad, ya sea una traducción comercial, jurídica o alguna otra, la traducción especializada presenta una serie de dificultades comunes. Aquí te indicamos los 5 principales desafíos de esta profesión.

1. Equilibrio entre lenguaje coloquial y lenguaje especializado

Una de las primeras dificultades que se nos plantea en la traducción especializada es la de encontrar un equilibrio entre el uso del lenguaje coloquial y los términos especializados. Por fines puramente informativos y útiles, aunque un texto especializado contenga elementos especializados, debe ser comprensible.

Por lo tanto, se trata de adaptar la traducción del texto original con el fin de mantener fielmente todas las informaciones especializadas a la vez que las integramos en un texto comprensible cuyo sentido será también fiel al original.

2. Equilibrio entre traducción literal y adaptación

Equilibrio entre traducción literal y adaptación

El segundo reto de un traductor especializado consiste en saber utilizar con conocimiento de causa la traducción literal y la adaptación. El traductor especializado deberá tener en cuenta las sutilezas en el lenguaje propias de cada lengua, y saber adaptarlas, respetando los aspectos convencionales, informativos y útiles del texto.

Por ejemplo, en las traducciones jurídicas del inglés al español (contratos, textos de ley) encontramos a menudo la palabra «incorporated» en el contexto del Derecho mercantil, que podríamos traducir en español por «incorporada». Sin embargo, el significado es bien distinto.

La palabra «incorporated» fuera del ámbito jurídico efectivamente significa «incorporada». Sin embargo, en una traducción jurídica al español, dicha palabra deberá traducirse por «constituida», ya que se refiere a la constitución de una sociedad.

3. Perfecta comprensión

Para conseguir una traducción especializada de calidad, es necesario tener en cuenta no sólo los términos especializados, sino también las particularidades de la lengua de origen y de la lengua meta, sus matices y las características del tipo de documento que vamos a traducir.

Por ello, a la hora de llevar a cabo una traducción especializada profesional, el traductor deberá comprender a la perfección el contenido del texto. Para ello tendrá que documentarse a menudo y estar siempre alerta sobre las novedades del sector de especialización al que se dedique.

4. Adaptación al público meta

En muchos casos las traducciones especializadas van dirigidas a profesionales especializados: ingenieros, juristas, científicos, etc. Sin embargo, en otros casos van dirigidas a un público con conocimientos más básicos del sector. También ocurre que el público meta no es el mismo al que iba dirigido el texto origen. Por ejemplo, un informe técnico escrito por un ingeniero en inglés puede ir dirigido a técnicos españoles.

Adaptación al público meta

Por lo que el traductor deberá asimismo ser capaz de adaptar el texto al público meta. Esto puede conllevar bajar el registro técnico de ciertas partes del texto que deberán aún así conservar su sentido original y las informaciones técnicas indispensables.

5. Precisión quirúrgica

Precisión quirúrgica

El reto que engloba al fin y al cabo todos los anteriores en cuanto a una traducción especializada es el de ser capaz de demostrar un rigor infalible y una precisión quirúrgica. No debe haber ni la más mínima confusión en cuanto al sentido del texto o incluso a una sola frase.

Por ello, no es suficiente con una buena traducción de los términos especializados. Es necesario saber adaptar el texto a nivel léxico, gramatical, sintáctico, etc. Esta es la razón por la que a menudo los traductores especializados pueden dedicar mucho tiempo a una sola frase hasta encontrar el giro que plasme perfectamente el sentido de la frase original.

La traducción especializada es una profesión que requiere competencias avanzadas para hacer frente a todos estos retos. Esto hace de ella una profesión apasionante. No existen además los traductores «generales». Cada uno estará especializado en un ámbito del que contará con una formación y con las competencias correspondientes.

Imagen de José Gambín
José Gambín

José Gambín Asensio es licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad de Valencia y en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada. Ha desarrollado diversas funciones como gestor de proyectos, maquetador, y traductor freelance y en plantilla. Desde 2002 es socio fundador de AL Traducciones y actualmente desarrolla el cargo de Director de Ventas y Marketing.

linkedin logo

Añadir nuevo comentario