|
|

Los sagrados errores de la biblia

Publicado el 19/12/2022

Muchas personas, especialmente practicantes de la religión cristiana, se sorprenderían al saber que las biblias que guardan en sus hogares y que han leído desde niños no son del todo fieles al texto original. Escrita inicialmente en hebreo antiguo, la biblia ha sido traducida a más de 450 lenguas, convirtiéndolo en el libro más traducido de la historia. Desgraciadamente, esto la ha vuelto víctima no solo de múltiples errores de traducción sino también de imprenta.

Este fenómeno es conocido como Biblia errata y de hecho es tan común que fue retratado en la novela satírica de Terry Pratchett y Neil Gaiman, Buenos Presagios (1990). En el libro, el ángel Aziraphale colecciona biblias mal traducidas, también llamadas Biblias Infames. Por lo general, dichos ejemplares eran destruidos o suprimidos pues muchos consideraban herético su contenido. Sin embargo, este no siempre ha sido el caso y algunos de estos accidentes eclesiásticos prevalecen en las traducciones modernas.

Índice de contenidos

Index of contents

Index du contenu

Inhaltsverzeichnis

  1. Leer atentamente
  2. Algunos errores
  3. Cuestión de interpretación
  4. Conclusión

1. Leer atentamente

En el cristianismo, muchos han normalizado y defendido el maltrato a la mujer basándose en el contenido de ciertos pasajes bíblicos. Afortunadamente, otros cuestionan la “lectura superficial” de la biblia y se preguntan si se trata de una traducción precisa y consistente con el texto original. El décimo mandamiento, por ejemplo, ha sido erróneamente traducido como “no codiciarás”. En este caso, la estructura y etimología de la frase resultan engañosas, pues las palabras “codiciar” y “tomar” en hebreo provienen de la misma raíz. Es la segunda palabra, “tomar”, la que fue escrita originalmente en los Diez Mandamientos.

2. Algunos errores

Hace aproximadamente 2.300 años, la biblia hebrea original fue traducida al griego. A este texto se le conoce como Septuaginta y fue la base para posteriores traducciones al alemán, portugués, italiano, español e inglés. Sin embargo, se ha demostrado que son múltiples las inconsistencias en el Septuaginta, pues las palabras hebreas para “amor”, “misericordia” y “compasión” fueron constantemente intercambiadas y utilizadas como sinónimos, a pesar de poseer significados distintos. Del mismo modo, no se hizo diferenciación entre las palabras “virgen” y “mujer joven”.

Es así como la historia descrita en Isaías 7:14, que originalmente retrataba a una mujer joven que dio a luz a un niño de nombre Emmanuel fue tergiversada, convirtiéndola en una virgen que concibió milagrosamente. También se teoriza que existe una relación entre este error de traducción y el Evangelio de Mateo, en el que se describe el nacimiento virginal de Jesús. A pesar de que este hecho es bien conocido por los estudiosos de la biblia, muchos no están dispuestos a renunciar a la versión de la historia que han conocido desde niños.

Traducir textos complicados a otro idioma no es algo que todos puedan hacer. Se requiere de mucha educación, extensos estudios y objetividad, por lo que la mayoría prefiere recurrir a una agencia de traducción o empresa de traducción especializada. Algunos de los desafíos a los que los traductores se enfrentan al momento de realizar su trabajo son las diferencias culturales, los eufemismos y las metáforas. Precisamente el fenómeno de la metáfora ha causado muchas inconsistencias y confusiones a la hora de traducir pasajes bíblicos.

3. Cuestión de interpretación

Los pastores en la biblia, por ejemplo, solían ser símbolos de poder, ferocidad y alta jerarquía, mientras que ahora son comúnmente interpretados como guías humildes y pacíficos. Esto también podría considerarse un error por diferencia cultural. De manera similar, términos como “padre”, “hermano”, “hermana”, etc. eran usados en el hebreo antiguo para indicar estructuras de poder.

Teniendo esto en cuenta, el contenido del Cantar de los Cantares llama la atención. La traducción de un segmento, comúnmente traducido como “mi hermana, mi novia” o “mi hermana, mi esposa”, resulta confuso e incluso contradictorio con los principios éticos del judaísmo. Muchos estudiosos son de la opinión de que la intención original de este pasaje era retratar a la mujer en cuestión como una compañera o igual de su esposo.

4. Conclusión

En este y muchos casos, el contexto, la conciencia histórico-cultural y el continuo cuestionamiento nos acercan más al verdadero significado de la biblia y a las enseñanzas del cristianismo. El estudio de los textos sagrados y sus traducciones puede ser muy interesante para cualquier persona que quiera saber más sobre el origen de la religión.

Quizá también te interesen estos otros artículos:

Imagen de Virginia Pacheco
Virginia Pacheco

Escritora para blogs y Community Manager interesada por la multiculturalidad y la diversidad lingüística. Desde su Venezuela natal, ha viajado y vivido largas temporadas en Francia, Alemania, Camerún y España, transmitiendo a su pasión por la escritura su experiencia intercultural.

Añadir nuevo comentario