|
|

Por qué la traducción automática no puede reemplazar traductores humanos

Publicado el 09/01/2023

Índice de contenidos

Index of contents

Index du contenu

Inhaltsverzeichnis

  1. Máquina vs. humanos
  2. Las consecuencias de una mala traducción
  3. Conclusión

1. Máquina vs. humanos

Hay muchos conceptos erróneos sobre la inteligencia artificial, especialmente cuando se trata de traducir idiomas. La IA no es tan buena como los humanos en este campo. Es incapaz de comprender los matices y las sutilezas de un idioma y puede producir traducciones inexactas. Esto se debe a que las máquinas no tienen la misma capacidad intelectual que los humanos, por lo que no pueden ser entrenadas para comprender el contexto y los matices como los humanos. Es por eso que la IA no puede reemplazar a los traductores humanos. Steven Pinker, psicólogo experimental, señaló ese punto en una charla reciente que "la inteligencia artificial no puede entender los matices del lenguaje como las personas y tampoco tiene sentido común". Todo lo que puede aportar una agencia de traducción no puede ser proporcionado por una máquina. Es muy habitual en un mundo cada vez más digitalizado qué portales web de algunas empresas sean traducidos de un idioma a otro utilizando un software. Pongamos el ejemplo de una web que si quieres pasar del español al inglés, alemán, italiano o portugués. Lo más probable es que se encuentren numerosos errores gramaticales, dado que un software no es capaz de otorgar una traducción exacta.

2. Las consecuencias de una mala traducción

Pensemos por un momento qué ocurre cuando nos topamos ante un texto mal traducido. Es algo muy habitual cuando le echamos mano a las instrucciones de cualquier aparato fabricado en otro país. En estas ocasiones, hay que intuir lo que se dice, porque la traducción no aporta demasiado. Cuando se traduce de manera automática se está proporcionando una mala imagen hacia los clientes, que ven cómo esos textos han sido solventados de cualquier manera. El grado de confianza en estos casos suele ser mínimo.

No cabe duda de que la traducción humana es absolutamente necesaria, y para que sea completa y ajustada a lo que se pide, una empresa de traducción es la mejor de las opciones. Por un lado, un software es capaz de traducir desde muchos idiomas diferentes, pero no consigue dominar ninguno. Además, la traducción no es una tarea de cambiar una palabra por otra, sino que necesita tener un sentido y realizarse de una manera muy concreta. De lo contrario, alguien que lea un texto traducido puede tener muchas dificultades para entenderlo.

Cuando un software traduce, lo hace palabra por palabra, pero no es capaz de otorgar un sentido lógico al texto. Ahí es donde entra el factor humano, que logra encontrar significado de cada palabra en concreta y adaptar el texto a lo que se debe esperar. El léxico y la gramática son demasiado complejos como para realizar una traducción automática fiable. Cuando hablamos de textos técnicos, como podría ser el jurídico o el sanitario, es extremadamente importante que el traductor humano sea quien realice ese trabajo.

De esta manera es como se consigue dar con los matices correctos que garantizan una traducción bien hecha. Está claro que para muchos la traducción no supone un tema al que haya que prestar mucha atención. Es evidente que quienes así lo hacen están jugando con su reputación y de la de su medio de vida. ¿Confiarías tu dinero en una empresa que no se ha molestado en traducir convenientemente sus servicios o productos en Internet?

3. Conclusión

Las traducciones, sean del idioma que sean, siempre han de ser realizadas y supervisadas por traductores profesionales. Es la única manera de garantizar precisión absoluta. Y es que no solo se trata de dar con el contexto, sino con el tono. Cada traducción ha de ser orientada a un público objetivo (dirigido a profesionales o no) en concreto, algo que una máquina no sabe realizar. Por tanto, la puesta en valor de una agencia o empresa de traducción posibilita que ese significado sea el que se anda buscando.
Todo lo que no sea eso supone un paso atrás y un mal escaparate si te dedicas a ofrecer servicios o productos por Internet. Tus clientes de ámbito internacional merecen mucho mayor respeto.

Quizá también te interesen estos otros artículos:

Imagen de Virginia Pacheco
Virginia Pacheco

Escritora para blogs y Community Manager interesada por la multiculturalidad y la diversidad lingüística. Desde su Venezuela natal, ha viajado y vivido largas temporadas en Francia, Alemania, Camerún y España, transmitiendo a su pasión por la escritura su experiencia intercultural.

Añadir nuevo comentario