|
|

¿Utilizas Wordfast en Linux? ¡Ojo con los atajos de teclado!

Los traductores que trabajan en Linux serán probablemente pocos. El mero hecho de que la herramienta TAO más difundida del mercado, SDL Studio, no haya sido concebida para funcionar en Linux no anima a los traductores a interesarse por este sistema libre, gratuito y eficiente. Sin embargo, se presenta como una excelente alternativa a Windows y Mac.  Además, existen muchos software de traducción, entre los cuales algunos se pueden utilizar en Linux (la lista se puede consultar en la web Linux for translators ). Sin embargo, si eres un traductor, o una traductora, al que le interesa interesa Linux, tienes que saber que es compatible con una gestión de proyectos de traducción profesional. Solo tienes que elegir una herramienta TAO que no sea SDL Studio, ¡y allá vamos!

Mi primera elección: Wordfast

Personalmente, uso Wordfast desde que empecé mi actividad como traductora. En efecto, la formación para TAO que recibí durante mis estudios de traducción se había efectuado sobre esa herramienta.  Por otra parte, Wordfast pone a tu disposición una versión de prueba gratuita, lo que viene bien para los traductores cuando empiezan porque disponen a menudo de poca liquidez. Esta versión de prueba puede ser utilizada por un tiempo ilimitado. La única traba es el número de unidades de traducción de cada memoria de traducción, no puede superar las 500 unidades. Siempre he estado satisfecha con Wordfast, así que acabé por comprarme una licencia hace poco más de un año.

Durante el periodo en el que utilicé Wordfast, solo tuve un único incidente técnico molesto. Estaba vinculado al hecho de trabajar en Linux Ubuntu, y lo cuento aquí para los compañeros que pudiesen enfrentarse al mismo problema. Un día, mientras trabajaba en Wordfast, después de una mala manipulación, mi ventana de trabajo desapareció repentinamente. El programa estaba abierto, porque el menú salía en la parte superior de la pantalla, pero la ventana no estaba. Lo probé todo, haciendo clic por todos sitios en el menú, ya que pensaba que habría cambiado sin querer la configuración de la pantalla de Wordfast, pero mis esfuerzos fueron en vano. Tuve pues que abrir una segunda ventana de trabajo, en la cual volví a abrir el documento en el cual estaba trabajando.

Así seguí durante meses. Un día, mientras cambiaba de espacio de trabajo (porque en Ubuntu, es posible tener varios escritorios virtuales), vi de reojo una ventanilla muy pequeña (realmente minúscula, medía 1 cm por 1 cm): ¡era la ventana de Wordfast! La maximicé, y todo volvió a ser como antes.

Mi primera elección: Wordfast

Pero, ¿qué había ocurrido?

Buscando información sobre cómo cambiar el tamaño de las ventanas de trabajo en Ubuntu, encontré la respuesta: como se explica en esta página, se puede maximizar y reducir el tamaño de las ventanas utilizando el atajo de teclado Ctrl + Mayúsculas + ↑ o ↓. Estos atajos se parecen en parte a los de Wordfast, pero no todos son idénticos: de hecho, en Wordfast, el atajo Alt + ↑ o ↓ sirve para pasar de un segmento a otro, sea anterior o superior. Dado que la tecla Mayúsculas y la tecla Alt están una al lado la una de la otra, se puede fácilmente dar con la una en lugar de la otra. ¡Misterio resuelto!

A pesar de este incidente, como decía al principio de este artículo, estoy en general satisfecha con Wordfast. Pero desde hace un buen tiempo, tengo ganas de probar OmegaT, una herramienta de TAO que tiene el mérito de ser software libre. He decidido utilizarlo para mi próximo proyecto de traducción.

¿Y a vosotros, ya os ha llamado la atención Linux?
 

Imagen de Agnese Pignataro
Agnese Pignataro

Agnese Pignataro es traductora profesional y ofrece servicios lingüísticos entre el francés y el italiano. Sus áreas de especialidad son el ámbito turístico, financiero y jurídico. En el interesantísimo blog de su página web, se interesa en la representación del plurilingüismo en novelas y películas, el aprendizaje de un idioma extranjero, la comunicación entre locutores de idiomas diferentes, la traducción…