|
|

¿Podemos fiarnos en 2020 de una herramienta de traducción automática?

Últimamente las herramientas de traducción automática se encuentran en todos lados, desde traductores instantáneos o traductores con voz hasta diccionarios contextuales. Sin embargo, desde su existencia, su fiabilidad ha sido objeto de polémica.

¿En qué punto están hoy en día, en 2020? ¿Podemos fiarnos en 2020 de una herramienta de traducción automática? ¿Cuáles son sus límites? ¿Cómo han progresado?

Índice de contenidos

Index of contents

Index du contenu

Inhaltsverzeichnis

  1. Los avances son más que admirables
  2. Aún existen límites infranqueables
  3. Establecer tus necesidades

1. Los avances son más que admirables

En sus inicios, la traducción automática cometía numerosos errores que la hacían poco fiable, incluso para traducir una sola palabra (existen palabras polisémicas, es decir, que tienen varios significados según el contexto).

Sin embargo, en los últimos años, algunos de los últimos avances tecnológicos se han podido aplicar a la traducción automática. Esto ha conllevado una mejorar fulgurante de la traducción automática, gracias especialmente al uso del aprendizaje automático y de la inteligencia artificial.

Los avances son más que admirables

Estas dos tecnologías permiten literalmente que un sistema o una máquina aprendan una lengua, su gramática, su sintaxis, sus expresiones idiomáticas, etc. Gracias a técnicas como el mapping, el análisis sintáctico o estadístico, las herramientas de traducción automática han cambiado radicalmente en las últimas décadas. Basta con pensar en Deepl, un traductor automático que está haciendo sombra al mismísimo traductor de Google por ejemplo.

A todo esto, debemos sumarle un enriquecimiento constante de las bases de datos y los laboratorios de gigantes informáticos como Facebook, Google, Microsoft o Baidu que contribuyen asimismo a dicho enriquecimiento.

2. Aún existen límites infranqueables

Los avances realizados estos últimos años permiten que las herramientas de traducción automática realicen traducciones en diversas lenguas. Sus traducciones son relativamente fiables y de una fluidez sorprendente, pero están lejos de ser perfectas.

Aún existen límites infranqueables

De hecho, las traducciones automáticas no siempre pueden reemplazar a un traductor profesional de carne y hueso. Aunque la gramática, la sintaxis e incluso la traducción contextual han mejorado enormemente, la traducción automática comete todavía numerosos errores y sus herramientas se pueden perfeccionar aún mucho.

Para obtener una traducción realmente perfecta, no basta con tener competencias técnicas. Asimismo, es esencial contar con un conocimiento de la cultura para poder tener en cuenta la localización o el sentido global del texto.
Hoy en día la traducción automática se desenvuelve bastante bien con la traducción de ciertos textos técnicos, mientras que a la hora de realizar textos más literarios o poéticos no consigue los resultados deseados.

3. Establecer tus necesidades

Por lo que, hoy en día, en 2020, al contrario que hace unos años, efectivamente podemos fiarnos de una herramienta de traducción automática, pero siempre dependiendo de nuestras necesidades.

Establecer tus necesidades

No olvides que estas herramientas van dirigidas principalmente a particulares, por ejemplo, en el caso de gente que se va de vacaciones al extranjero y necesita traducir un texto para su propia comprensión.

Por lo que todo depende de tus necesidades y expectativas. Si deseas traducir un texto, incluso especializado, con el fin de poder entenderlo, pero sin ánimo de difundirlo, puede que baste con utilizar un traductor automático. Este te permitirá comprender al momento los puntos principales del contenido del texto.

En cambio, toda traducción especializada que vaya dirigida a terceros (colaboradores, clientes, jerarquía, etc.) deberá ser de una calidad intachable. Tendrá que respetar el sentido y la estructura del texto origen adaptándose al público meta. Para ello, se recomienda utilizar un traductor especializado.

traductores automático

En general, hoy en día, los traductores automáticos son mucho más fiables que antes. Son muy útiles especialmente en lo que respecta al uso personal. Sin embargo, no pueden reemplazar siempre las competencias y el talento de un traductor especializado. Antes de utilizar una herramienta de traducción automática, es esencial establecer las necesidades y el fin de la traducción.

Imagen de José Gambín
José Gambín

José Gambín Asensio es licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad de Valencia y en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada. Ha desarrollado diversas funciones como gestor de proyectos, maquetador, y traductor freelance y en plantilla. Desde 2002 es socio fundador de AL Traducciones y actualmente desarrolla el cargo de Director de Ventas y Marketing.

linkedin logo

Añadir nuevo comentario