|
|

3 razones por las que traducir desde el inglés y 2 por las que no

Publicado el 23/04/2021

Uno de los principios que se enseñan en las facultades de traducción es que se debe traducir siempre desde el texto original. Es una idea bien asentada y razonable, porque, por lo general, hay nada más fiel a sí mismo que el original.

Sin embargo, la realidad del mercado de la traducción hace que muchas veces las empresas de traducción recomendemos a nuestros clientes de trabajar desde el inglés. En múltiples casos, es la mejor forma de tener una traducción de más calidad a un precio más económico.

1. Razones por las que la empresa de traducción te recomienda traducir desde el inglés

1.1. No todos los traductores son tan profesionales

No todos los traductores son tan profesionales

Todos los que trabajamos con personas sabemos que hay unas que trabajan muy bien, otras bien y otras no tanto.

Cuantas más opciones tengamos para elegir, más probabilidades tenemos de trabajar con buenos profesionales, con la formación, herramientas, condiciones y actitudes apropiadas.

El inglés es al día de hoy el primer idioma de trabajo. Por esta razón, existe un mayor número de traductores profesionales que trabajan desde este idioma (puedes ver nuestro blog ¿Por qué el inglés es el idioma más traducido?)

La capacidad de poder trabajar con los mejores profesionales será un factor que se reflejará en la calidad de nuestras traducciones, pero el hecho de encontrar más oferta de traductores te dará acceso a tarifas más competitivas.

En relación a este último punto te recomiendo mi blog: “¿Por qué el precio de traducción de unos idiomas es mayor que la de otros?

1.2. Buscar en inglés es más fácil

Buscar en inglés es más fácil

No solo existen muchos más traductores profesionales entre los que poder elegir para traducir desde el inglés que desde otros idiomas (alemán, español, italiano, árabe, chino...), sino que estos pueden trabajar en mejores condiciones.

El inglés es el idioma de la ciencia. En traducción técnica eso significa que es posible que un neologismo técnico no tenga una traducción establecida en ruso, francés o árabe.

De esta manera, si buscamos glosarios técnicos o diccionarios bilingües especializados, la mayoría de las casas editoriales empezarán con la versión inglesa.

En definitiva, los traductores que trabajan desde el inglés tienen un mayor acceso a documentación de referencia de calidad lo que, inevitablemente, redunda en la calidad de su trabajo.

1.3. Cuando las palabras cuentan al traducir

Cuando las palabras cuentan al traducir

¿Sabías que cuando se traduce del español al inglés podemos tener hasta un 15% menos de palabras?

Si tienes ya cierta familiaridad con el mundo de la traducción, sabrás que los traductores y las agencias de traducción utilizan la palabra como unidad para calcular el coste de una traducción.

Esto significa que si traducimos desde el inglés vamos a poder llegar a tener una reducción de hasta el 15% en el coste de nuestra traducción. No está mal, ¿no?

Parece un buen argumento para traducir desde el inglés, más si tenemos que traducir a gran cantidad de idiomas y de idiomas exóticos. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce.

2. Razones por las que no se debería traducir desde el inglés si no es el texto original

2.1. Las traducciones no son perfectas

 Las traducciones no son perfectas

Gerardo, mi profesor de inglés de la EGB (para quién no lo sepa, era la Educación General Básica, lo que hoy sería la EPO y parte de la ESO) solía decirnos: “Traduttore, traditore”.

Sin entrar en profundidad en cuál es el verdadero significado de este conocido juego de palabras en italiano, lo cierto es que al traducir siempre hay una posibilidad de cometer errores más o menos significativos.

En este sentido, cuando traducimos desde el inglés sin ser el texto original, asumimos un riesgo de repetir un error de traducción al resto de idiomas.

Para reducir este riesgo, tiene sentido hacer un esfuerzo extra en el caso de traducción del inglés. Por ejemplo, será recomendable hacer una traducción más revisión del inglés que cumpla con la norma ISO 17100 sobre servicios de traducción.

La mejor manera de evitar este riesgo es hacer para tu proceso de traducción lo que hacen las grandes multinacionales, no importa si alemanas, japonesas o chinas.

La estrategia que se suele seguir es crear directamente toda la documentación técnica y demás textos en inglés. Así nos aseguramos que la traducción de nuestros manuales, catálogos y páginas web se hará desde el original.

2.2. El inglés no siempre es necesario

El inglés no siempre es necesario

Aunque es difícil imaginar la situación en la que una empresa internacionalizada no vaya a necesitar la traducción de sus contenidos al inglés, es una situación que se puede dar según los mercados diana de la empresa.

En esta ocasión, la traducción de los textos al inglés implicará un gasto adicional además del riesgo que explicaba en el apartado anterior.

Sin embargo, en función de número de idiomas que necesitemos y de las combinaciones de idiomas con las que tratemos, es posible que pasar por el inglés sea la mejor estrategia de traducción tanto desde el punto de vista económico como de la calidad.

Mi recomendación en este caso es que solicites presupuesto a tu agencia de traducción habitual traduciendo directamente del idioma original o desde el inglés. ¡A veces te puedes sorprender!

Quizá también te interesen estos otros artículos:

Imagen de José Gambín
José Gambín

José Gambín Asensio es licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad de Valencia y en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada. Ha desarrollado diversas funciones como gestor de proyectos, maquetador, y traductor freelance y en plantilla. Desde 2002 es socio fundador de AL Traducciones y actualmente desarrolla el cargo de Director de Ventas y Marketing.

linkedin logo

Añadir nuevo comentario