|
|

Mi empresa necesita traducir alemán: ¿qué debo saber?

Alemania es el mercado más grande de la Unión Europea. Se trata de un mercado altamente competitivo, pero en el que muchas empresas españolas tienen una oportunidad de entrar. De hecho, en porcentaje del PIB, Alemania es el segundo país de destino de las exportaciones españolas: el 11,28% en 2018. Alemania es la primera economía de la Unión Europea en términos de PIB y la cuarta economía del mundo, con 83 millones de habitantes (2019).

Como idioma, el alemán reúne una serie de características que es recomendable tener en cuenta a la hora de traducir al alemán. Unas breves nociones sobre el alemán y su traducción nos ayudarán a evitar quebrantaderos de cabeza y realizar los proyectos de traducción al alemán de manera eficiente.

1. Palabras como chorizos: la extensión de la traducción en alemán

Palabras como chorizos: la extensión de la traducción en alemán

“Grundstücksverkehrsgenehmigungszuständigkeitsübertragungsverordnung” (Ordenanza de transferencia de competencias de los permisos de transacción de bienes raíces) es la palabra más larga que aparece en el Duden, el diccionario del alemán por excelencia. Se trata del equivalente alemán al diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. La capacidad de crear palabras compuestas para sintetizar ideas es una de las características peculiares del alemán. Quizá sea una de los elementos por lo que el alemán tiene fama de ser el idioma de la filosofía.

Por lo que se refiere a la traducción, esta característica de los textos traducidos al alemán, lo convierten en una pesadilla a la hora de maquetar manuales, catálogos, folletos, sitios web o cualquier otro documento en el que haya que encajar la traducción. Traducir desde el inglés al alemán es de las peores combinaciones en este sentido, ya que el inglés se caracteriza por su sincretismo que hace que necesite menos espacio textual para expresar las mismas ideas.
Por regla general, el alemán necesitará un 30% más de espacio que el inglés. Esta gran extensión de la traducción del alemán respecto al idioma original, supone un reto para los maquetadores. Estos deberán crear el espacio en los diseños a base de bajar tamaño de letra, reducir imágenes, aumentar interlineado y utilizar una gran dosis de ingenio.

Otro problema añadido a los textos en alemán, es precisamente la longitud de sus palabras. No solo dificulta su maquetación, sino que también hace necesario utilizar un buen diccionario en el programa de maquetación para que el corte de las palabras se haga de la manera correcta según los estándares ortográficos del alemán.

2. Los alemanes: clientes exigentes

Los alemanes: clientes exigentes

Si sobre el 40% del PIB alemán en 2018 se debió a las exportaciones, es mayormente porque los productos y servicios alemanes son equivalente de fiabilidad y precisión en todo el mundo. La cultura del trabajo en Alemania es un estereotipo ampliamente difundido y refleja parte de la realidad y cultura alemanas.

Desde este punto de vista, la traducción al alemán es donde nunca deberíamos escatimar para conseguir una calidad aceptable y profesional para una audiencia sofisticada y exigente. Con el objeto de garantizar la calidad en el proceso de traducción, la norma ISO-17100 sobre servicios de traducción exige un segundo paso de revisión. Si te preguntas por qué, te invito a leer nuestro blog: ¿Por qué una traducción necesita revisión? Sin embargo, las constricciones presupuestarias hacen que muchas empresas opten por obviar este segundo paso recomendable, pero con un elevado coste sobre la factura final. Es importante que para el mercado alemán ofrezcas traducciones que cumplan con la norma ISO-17100. Ten en cuenta que el coste sobre la imagen de tu empresa de un error de traducción va a ser mayor en el mercado alemán que en otros mercados por una cuestión cultural.

3. Dialectos en alemán

El alemán es muy rico en dialectos, hasta el punto que una comunicación fluida entre los distintos dialectos del alemán pueden ser un verdadero problema. Va más allá de la dificultad que alguien del norte de España tendría en entender un acento cerrado andaluz. Sea como sea, esto no supone un problema a la hora de la traducción.

El alto alemán es la forma estandarizada de pronunciar el alemán y de reflejar su escritura. Los alemanes universitarios y de alto nivel cultural, por lo general, serán capaz de hablar el alemán estándar y el dialecto de su región.

Dialectos en alemán

Desde el punto de vista de la traducción, solo en el caso de traducciones realmente creativas, podremos tener en cuenta las unidades culturales que representan el alemán de Alemania, Austria y Suiza. En estos casos, puede haber expresiones o referentes culturales que sean más propios de un país que de otro. Por tanto, si nuestro mercado objetivo es Suiza y nuestro texto un texto de marketing creativo, puede haber sutilezas en la traducción que tendría sentido expresar en el alemán de Suiza.

4. Presupuestos de traducción: líneas versus palabras

Relacionado con la sección en la que hablábamos de la extraordinaria longitud que pueden llegar a tener las palabras en alemán, nos encontramos con que los presupuestos del alemán o al alemán se pueden ofrecer por línea estándar. Una línea estándar equivale a 55 caracteres incluyendo espacios. Esta forma de presupuestar pretende eliminar la variabilidad que se pueda encontrar en cuanto a la proporción de número de caracteres frente a palabras. En el caso del alemán, es donde todavía encontramos algunos traductores o empresas de traducción, sobre todo si están ubicadas en Alemania, que pueden utilizar estar forma de presentar los presupuestos.

Dicho esto, lo cierto es que la forma más extendida de presupuestar las traducciones es por palabra. No obstante, podemos comparar fácilmente los presupuestos de diferentes proveedores de servicios de traducción que utilicen unidades de precios distintos. Podremos saber el número de líneas de nuestro texto contando el número de caracteres de nuestro texto (en Word, por ejemplo) y dividiéndolo por 55. Para conocer el número de palabras a traducir, lo podremos ver directamente utilizando Word.

Presupuestos de traducción: líneas versus palabras

5. Conclusión

La traducción al alemán es una de las actividades de traducción más demandas por la importancia que tiene Alemania como potencia importadora y exportadora con respecto a España. Las singularidades y dificultades que se pueden presentar al traducir al alemán están directamente relacionadas con la longitud de sus palabras y la extensión del texto traducido. Esto supone un reto sobre todo durante la fase de maquetación, por lo que una maquetación de los textos originales que tenga en cuenta esta extensión, nos permitirá procesos más fluidos acompañados de mejores resultados.
El mercado alemán es un mercado altamente sofisticado y competitivo, y esto no es solo cierto para productos y servicios, también lo es para su marketing y su traducción.

Imagen de José Gambín
José Gambín

José Gambín Asensio es licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad de Valencia y en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada. Ha desarrollado diversas funciones como gestor de proyectos, maquetador, y traductor freelance y en plantilla. Desde 2002 es socio fundador de AL Traducciones y actualmente desarrolla el cargo de Director de Ventas y Marketing.

linkedin logo