|
|

¿En qué consiste una buena traducción?

Publicado el 25/09/2020

Toda traducción debería ofrecer un alto nivel de calidad, sea cual sea la naturaleza del documento o del artículo en cuestión. Esta afirmación, sin duda te llevará a hacerte algunas preguntas. Por ejemplo: «¿qué características presenta un documento bien traducido?». ¡En AbroadLink Traducciones te lo explicamos! 

Una buena traducción no presenta errores formales

Obviamente, una buena traducción no presenta ningún error ortográfico, gramatical o de conjugación. Si identificamos algún error en nuestra traducción podemos sospechar que el traductor que ha realizado el trabajo no sea profesional o, al menos, un buen profesional. Esto podría tener consecuencias negativas sobre las traducciones que necesites en el futuro.

No respetar las convenciones de cada idioma también se consideran errores de traducción formales. Por ejemplo, en inglés el decimal se marca con punto, pero en español de España se hace con coma. Otro ejemplo, el inglés, el alemán o el francés hacen uso de comillas distintas. Pues ver aquí qué comillas se debería utilizar en tu traducción según idioma.

Los aspectos ortotipográficos convencionales también nos hablan de la profesionalidad del traductor. Un traductor profesional siempre tendrá en cuenta este tipo de detalles en su traducción. Por ejemplo, en francés, se deja un espacio antes de las comillas o antes de dos puntos, cosa que no se hace en una traducción al inglés, italiano, alemán o español.

Una traducción de calidad respeta el estilo y mensaje del texto original

Además de la ausencia de errores formales, una traducción de calidad también debe respetar el mensaje del texto original y el estilo en el que fue redactado.

El mensaje principal de tu documento original está definido por palabras específicas. Pero muchas veces, estas mismas palabras no existen en otro idioma, como, por ejemplo, el inglés o el alemán. Puedes comprobarlo tú mismo a través de un programa de traducción automática. Estos programas se caracterizan por una serie de restricciones al limitarse a utiliza un conjunto de oraciones aproximadas que afectaran al mensaje original. Sabrás enseguida si es el caso en tu traducción.

Del mismo modo, dependiendo de la naturaleza del contenido de tu documento, un determinado enfoque (directo/indirecto, familiar/formal, etc.) impondrá a menudo un trabajo metódico. Por ejemplo, el uso de «tú» o «usted» y la coherencia de su uso es fundamental en el caso de la traducción de textos de marketing. Que el traductor sepa elegir las palabras correctas también será señal de una calidad óptima y garantizará los mejores resultados.


La adaptación del contenido es esencial en traducción

Cuando hablamos de la calidad de una traducción también nos referimos a la adaptación del contenido. Ya se trate de términos particulares o estructuras gramaticales, esta característica a veces puede reducir la facilidad de lectura de tus documentos. Queremos reiterar que el uso de traductores automáticos en la web hará que tus documentos presenten algunos puntos flacos e inconsistencias. Eso suele significar, que la traducción automática de tu documento o artículo no te servirá de mucho en caso de proyectos profesionales. Una buena traducción puede requerir soluciones creativas para adaptar el texto al mercado meta. Tanto un traductor no cualificado como la traducción automática están lejos de ofrecer este tipo de soluciones de traducción.

Traducción del español: ¿qué pasa con las expresiones?

Otra característica propia de las traducciones es la adaptación de las expresiones al idioma al que queramos traducir nuestros documentos. A veces podemos pensar que una traducción literal es suficiente para transmitir nuestro mensaje. Sin embargo, cada idioma presenta sus propias particularidades en cuanto a las expresiones. Existen una infinidad de ejemplos de expresiones que son intraducibles a ciertos idiomas. No resulta fácil encontrar equivalentes a expresiones como «por los cerros de Úbeda», «a río revuelto, ganancia de pescadores» o «¡a buenas horas mangas verdes!». Muchas veces simplemente no existen.

Contratar a una empresa de traducción para evitar sorpresas

Sea cual sea el objetivo y la naturaleza de tu documento o artículo, la elección de una agencia de traducción es, sin duda, la solución más recomendada y fiable. En general, será más fácil separar el grano de la paja en el caso de agencias de traducción que de traductores freelance. Si bien es cierto que puedes encontrar muchos traductores autónomos que ofrecen tarifas sorprendentemente baratas, la calidad del trabajo realizado puede llevar a situaciones poco agradables. Lo mismo ocurre con personas dentro de tu empresa que dominan uno o varios idiomas, pero que no se dedican profesionalmente a traducir. Los problemas a los que te podrías enfrentar son:

  • Pérdida de dinero
  • Retrasos en la entrega de las traducciones
  • Grandes dificultades para manejar incidencias
  • Que no se respeten los acuerdos de confidencialidad

En general, podemos afirmar que una agencia de traducción es la opción más recomendable tanto para garantizar una calidad óptima como para beneficiarse de una verdadera profesionalidad. 

Quizá también te interesen estos otros artículos:

Imagen de Virginia Pacheco
Virginia Pacheco

Escritora para blogs y Community Manager interesada por la multiculturalidad y la diversidad lingüística. Desde su Venuzuela natal, ha viajado y vivido largas en Francia, Alemania, Camerún y España, transmitiendo a su pasión por la escritura su experiencia intercultural.

Añadir nuevo comentario