|
|

Una visión personal de las herramientas de traducción

¿Qué ofrece hoy en día el mercado para los traductores profesionales? El campo está saturado de competidores que se mueven tan rápido que no nos dejan ver si quiera a los mejores “jugadores”. Por supuesto, aunque he abandonado la idea de escribir una descripción completa de las herramientas que se encuentran disponibles, creo que puedo arrojar algo de luz sobre algunas cuestiones, principalmente para los muchos despistados que aún no han comprado un programa de traducción automática y que se encuentran perdidos ante tal laberinto de información.  

Trados: El líder sitiado

Al hablar de herramientas para traductores profesionales, hay que nombrar a Trados, el líder mundial, el estándar del mercado y el programa que todos conocemos y que mientras a algunos les encanta, a otros les encanta criticarlo. Hay una lista de usuarios del programa en tw_users@ yahoogroups.com y es impresionante la cantidad de detractores que existen en ella.

Entonces, ¿por qué sigue siendo Trados el líder mundial?  

Para empezar no vamos a engañarnos, funcionar funciona y funciona bien, principalmente en la traducción de documentos de Microsoft Word, que es lo que muchos de nosotros traducimos todo el día.  Sin embargo, Trados tiene muchas limitaciones. Por ejemplo, MultiTerm, la utilidad para la gestión terminológica, presenta un software muy enrevesado con el que hay que realizar 12 pasos para poder incluir un término nuevo en un glosario, mientras que con la mayoría de los demás programas sólo se necesitan tres. Sin embargo Trados se instala y está listo para trabajar en muy poco tiempo y además utiliza la interfaz de Word por todos conocida, por lo que logra dar menos miedo a los principiantes que otros programas que usan su propia interfaz.

En segundo lugar, Trados cubre las necesidades específicas de las agencias de traducción y éstas a menudo envían a los vendedores proyectos para que se traduzcan con Trados. Tanto DéjàVu como Wordfast pueden manejar “proyectos de Trados” perfectamente bien, aunque no todos los traductores lo saben, por eso siguen comprando Trados, porque es lo que quieren las agencias.

En tercer lugar, Trados ha estado ahí durante mucho tiempo y aunque muchos critiquen sus técnicas de marketing, se han hecho los amos. En muchos casos, Trados es el único programa del que los traductores oyen hablar — justo hasta que lo compran.

Están disponibles 2 ediciones de Trados 5, Freelance y Team, con precios y capacidades distintas. Desafortunadamente, Extraterm, la herramienta de extracción terminológica y el mayor atractivo tras la actualización de la versión 3.x, sólo se proporciona con la edición Team, lo que ha hecho que muchos traductores autónomos se muestren reacios a la actualización, puesto que el precio de la edición Team no es exactamente el de la edición Freelance.

Sin embargo, no nos engañemos, todavía el grito de guerra de muchas empresas es “machacar a Trados”. ¿Qué hacen los demás contendientes?

DéjàVu: los mejores

Déjàvu, (www.atril.com) se presenta ofreciendo un programa repleto de funciones y una funcionalidad increíble. Emilio Benito, su fundador y presidente, es miembro de la lista de usuarios dejavu-l@ yahoogroups.com (o dejavu-e [at] yahoogroups.com en español) y parece que está de guardia las 24 horas. Mande un mensaje a la lista un domingo por la tarde y verá como le responde en menos de 20 minutos. Nota: la competencia normalmente no trabaja los fines de semana.

DéjàVu puede hacer un montón de cosas increíbles y tiene varias funciones exclusivas —lamentablemente demasiadas como para describirlas todas aquí. Mi función favorita es autoassemble, a la que técnicamente se le conoce por la memoria superficial que recoge trozos de información de varios sitios y ofrece una posible traducción bastante decente.  

Hay algunos más. La función Lexicon, por ejemplo, es una función secreta que realiza la lista de frecuencias de todas las palabras y expresiones que se usan en un texto y permite preparar un glosario con las palabras más usadas.  La combinación lexicon-autoassemble es una herramienta poderosa que consigue que DéjàVu se distancie del resto.

La interfaz propia se ha diseñado para traductores, no para escritores, así que la gente que esté acostumbrada a trabajar con procesadores de texto echarán de menos muchas funciones —pero una vez que se acostumbre se preguntará como ha podido trabajar con Word para Windows, puesto que DéjàVue le ofrece muchos recursos de los que Word carece.

Por otro lado, como DV no utiliza la interfaz de Word, puede manejar muchos tipos de archivos sin problemas. Ni plug-ins, ni plug-ons, ni add-ins, ni add-ons ni nada de nada, sólo filtros transparentes. Además, siempre se traduce con la misma interfaz y el mismo grupo de comandos y DV3 permite de el manejo de 20 tipos distintos de archivos, incluyendo, por supuesto, los archiconocidos archivos pretraducidos de Trados que tanto aman las empresas.

Mientras escribo el presente documento (y escucho mis viejos discos de swing para variar), en la lista de usuarios se habla sobre la actualización para DV4, que por lo visto se va a llamar de otra forma y que verá la luz entre finales de diciembre y principios de enero o algo así. Quien sabe—llevamos al menos un año esperando DV4, aunque ahora sí parece que está a punto de salir.  

Ni se le ocurra comprar un programa de memoria de traducción sin bajarse el DV y probarlo.  

¿Está agotado el modelo de Trados?

Cada dos por tres alguien salta diciendo que a DV sólo le falla la interfaz y que por lo demás es excelente y sugiere que se adopte algo más parecido a Trados en ese sentido. Lo que no saben es que las versiones antiguas de DV tenían una interfaz diferente, mucho más parecida a la de Word, y que la interfaz se cambió porque el programador sintió que dificultaría el desarrollo posterior del programa.

Si utiliza DV (o cualquier otro programa que utilice interfaz propia como SDLX o TRANS Suite) se dará cuenta muy rápido de que la interfaz de Word, aunque muy user-friendly para los principiantes, es en realidad un estorbo. No puedo explicarlo aquí, así que tendrá que confiar en mí.

Además, algunos traductores más dados a la tecnología dicen que el concepto de memoria de traducción de Trados está agotado y que por tanto las próximas versiones no podrán incluir muchas mejoras. La verdad, no lo sé. Me gustaría saberlo, pero desgraciadamente solo soy un simple traductor no un programador. 

Wordfast: Nosotros podemos

Yves Champollion, firme crítico del modelo de Trados y creador de Wordfast (www.champollion.net) se enfrenta a Trados con un programa que superficialmente, no se diferencia mucho de Trados. Yves tiene una lengua viperina y puede resultar muy divertido. Sus muchas contribuciones a la lista de Wordfast (wordfast [at] yahoogroups.com) son una preciada fuente de información y divertimento.  

A diferencia de otros críticos, Yves reivindica que no hay nada malo en utilizar Word como base para un programa de traducción. En un correo reciente dijo que en el fondo Word tiene todo lo necesario y que el hecho de que los comandos más superficiales estén hechos para escritores (y así es) no impide que se desarrollen una serie de comandos para traductores que puedan incluirse en una simple macro de Word.  

Él mismo desarrolló está macro y la llamó Wordfast. En realidad no es un programa, porque como se puede comprobar no hay ningún archivo con extensión .exe. Es sólo una macro. Al utilizarla, Word adquirirá un gran número de comandos nuevos que un profesional puede utilizar para aumentar la productividad y la consistencia en la traducción. Es impresionante, déjeme que le explique.  

Las bases de datos no son más que archivos de textos catalogados y pueden inspeccionarse con cualquier editor de texto, a diferencia del sistema propio que usa Trados. Wordfast puede importar también bases de datos en varios formatos, incluyendo los de Trados 3.x. Sin embargo, Trados 5.0 utiliza bases de datos cifradas que Wordfast ya no puede importar directamente. A pesar de todo, Wordfast puede tratar sin problemas los archivos de Trados tan queridos por las agencias.

Aunque a Wordfast fe faltan varias de las funciones que destacan en DV y solo puede manejar archivos de MSOffice funciona extremadamente bien.  

Yves es un genio que hace un estrecho seguimiento, prueba del cual son sus actualizaciones diarias y las traducciones gratuitas de manuales. Wordfast es todavía un proyecto y no es apto para cardiacos. Además, funciona mejor con Office 2000 y Windows ME o posteriores.  

En este momento, Wordfast es gratuita y sólo hay que registrarse. Recientemente, Yves se ha asociado con Logos, la agencia de traducción, en relación con Wordfast. No es ningún secreto que esta utilidad se va a poner a la venta al público en Enero de 2002. ¿Qué pasará entonces? Yo no lo sé e Yves no lo dice, de todas formas seguiremos preguntado.  

Es tanta gente la que hasta ahora se ha bajado la versión gratuita del Wordfast que no entiendo cómo van a encontrar a alguien dispuesto a comprarlo en 2002. Sin embargo, Yves ha asegurado más de una vez a los usuarios que no hay “bombas de tiempo” y que las versiones que tienen seguirán funcionando.

Muchos de los usuarios actuales habían comprado Trados en el pasado (Wordfast se hace especialmente atractivo para los TRAicionaDOS) y no es muy probable que pretendan gastarse dinero en otra utilidad de traducción. Por otro lado, sería una buena inversión el tener Wordfast en una versión 100% estable, sobre todo para los que prefieren tener la ya famosa interfaz de Word delante de sus ojos todo el tiempo.

Ya veremos qué pasa.

Transit: el gigante que se equivocó de camino

La verdad es que es una pena. Transit 2.7 (http://www.star-group.net) era un gran programa, de acceso rápido y a prueba de accidentes. Lo que pasa es que los manuales eran totalmente inescrutables y parecía que los había escrito Emmanuel Kant en uno de sus peores días. Además, la interfaz era absolutamente horrible. Pero una vez que le coges el truco, ya te digo si funciona.  

Por razones que escapan a mi comprensión, Star AG decidió lanzar una versión 3.0, un desafortunado horror con todas las papeletas para fracasar que ahora, después de Dios sabe cuantos arreglos, parece haber adquirido alguna medida de estabilidad —bueno, con Windows 2000, quiero decir. Si grande fue la expectación por el lanzamiento de la versión  3.0, más grandes fueron las protestas una vez lanzado el producto. Yo mismo conozco a mucha gente que pasó de la actualización y se volvió a la versión 2.7. La lista de usuarios (transit_termstar@ yahoo.com) está moribunda y los usuarios desanimados.

En vez de una memoria de traducción, Transit utiliza un interesante sistema de archivos de referencia que permite basar la traducción en cierto número de traducciones antiguas que se seleccionan con dicho propósito. Además, a diferencia de DV y Wordfast, este programa no puede manejar archivos de Trados, una desventaja decisoria para los traductores que trabajan en agencias.  

Otros programas destacables

Para los demás, el camino se hace bastante cuesta arriba. El panorama lo dominan Trados, DV, Wordfast y pare Vd. de contar,  lo que no significa que los demás competidores no son buenos. Más bien todo lo contrario, sin embargo, no han podido entrar en primera división.

SDLX se está desarrollando rápido, es fácil de usar y tiene un sistema muy bonito para mostrar los cambios de formato a través de diferentes colores —mucho más bonito que el sistema de código que usan DV o Transit, pero no necesariamente más eficaz. La lista de usuarios es sdlx [at] yahoogroups.com y los mensajes los responden tanto usuarios como personal de SDL. El programa SDLX es un gran candidato para pasar a primera división, aunque le faltan algunas de las herramientas de DV. SDLX puede funcionar sin un dongle, lo cual es una ventaja a medias. Por cierto, me acabo acordar que no he dicho nada sobre los dongle y de que debería hacerlo antes de que sea demasiado tarde.  

El regalo de los piratas

Los dongle son el regalito que los piratas han hecho a la comunidad internauta. Por si no lo sabes, es una pequeña pieza hardware que se pone en el puerto de la impresora para convencer a ordenador de que la copia del programa que estás utilizando

Los programas que utilizan un dongle utilizan un código que les da el programador y que Dios quiera que no te pille en sábado, porque no trabajan los fines de semana.

Wordfast tiene un sistema más simple con el que puedes utilizar el código antiguo, siempre que lo hayas anotado en algún sitio y lo encuentres - pero seguro que esto va a cambiar en cuanto se ponga a la venta.  

Dicho esto, ya podemos volver al tema principal.  

Vuelta a “otros programas destacables”

He tenido muy poca experiencia con TRANS Suite 2000 (http://www.cypresoft.com), un programa cuya lista de usuarios contentos es muy reducida. La lista de usuarios (ts2000_users@yahoogroups
.com) se ha creado hace muy poco tiempo y de momento no se ha desarrollado mucho: solamente un número bastante reducido de mensajes a favor, respondidos muy rápidamente por los de la empresa. Quizá con el tiempo... Pronto saldrá una nueva versión de TRANS Suite y los precios caerán en picado. De hecho, hablando de precios, parece que todos bajarán en un futuro inmediato —lo que no está nada mal.

El último elemento que me gustaría mencionar en esta sección es Wordfisher (www.wordfisher.com), desarrollado por nuestro colega Tibor Környei, con el que tengo también muy poca experiencia por desgracia. Algunos de mis amigos —gente que respeto mucho— dicen que Wordfisher es el único modo de hacer un trabajo y la lista de usuarios (wfisher [at] uajoogroups.com) no tiene más que halagos para este producto. Tibor responde a las preguntas super-rápido, pero parece que hace ya algún tiempo que no actualiza el programa.
 

Adivinando el futuro

Cuando era todavía un niño, en los 50, me encantaban los tebeos que contaban como iba a ser el mundo en el año 2000. Pero el año 2000 vino y se fue y todas las predicciones han resultado falsas. So much for predictions.

Sin embargo, existen algunas tendencias importantes. Una de ellas es la creación de versiones light que se descargan gratuitamente para utilizarlas cuando se trabaje con empresas que hayan comprado la edición “completa”, aunque esto no es tan maravilloso como parece en un principio. La cantidad de dinero que gastas en una herramienta de traducción será menor, probablemente, que la cantidad de tiempo que empeñas en saber manejarla. Además, con esta historia de las descargas gratuitas, cualquier agencia dirá que tiene derecho a que un determinado trabajo se haga con su programa favorito, así que terminaremos por invertir millones y millones de horas en aprender a usar un programa y en readaptar los antiguos. De hecho, algunas agencias tienen sus propias herramientas cuyo uso imponen a los traductores. Personalmente, me niego a trabajar con ellos.

La otra tendencia es el establecimiento de un formato estándar para el intercambio de memorias de traducción. De nuevo una ventaja a medias y un desarrollo engañoso. En primer lugar, el hecho de que Reguspatoff Pro, la nueva maravilla en el mercado de software de traducción pueda manejar memorias TMX exportadas por Trados, no implica que pueda trabajar con archivos de Trados. En Segundo lugar, cada programa tiene sus propias reglas de segmentación. Esto significa que aunque se pueda importar una memoria de un programa A a un programa B utilizando TMX o cualquier otro estándar, esto no implica que B encontrará los mismos pares que A. Sin embargo, como ya he dicho antes, tanto Wordfast como DV pueden manejar archivos de Trados sin ningún problema.  

¿Y ahora qué?

Qué, ¿lo tienes más claro? Seguramente no, porque mis puntos de vista son bastante subjetivos. A mí me gustan ciertas cosas y otras no y probablemente eso se vea en el artículo. Antes, cuando daba charlas sobre software para traducción intentaba esconder mis preferencias personales, pero ya no lo hago. Esto no quiere decir que Vd. tenga que comprarse un programa sólo porque a mí me guste o porque haya una promoción y lo estén vendiendo barato.

Mi consejo es que primero se baje una demo del sitio del programador (Regla n.º 1: no lo compre si no puede probarlo gratis durante al menos 2 semanas trabajando de verdad), pruébelo un tiempo utilizando el tipo de archivos que maneja normalmente (quizá descubra que el programa que más le ha gustado no puede manejar los tipos de archivos que Vd. traduce más a menudo). Compruebe que el programa es compatible con su sistema (por ejemplo, Wordfast no funciona bien con MSOffice 97 y Win 95).

Apúntese a la lista y observe a escondidas lo que le gusta y lo que no le gusta a la gente y decida si ése es sitio para Vd. Haga algunas preguntas para ver si las responden. Eche un buen vistazo a los manuales y a la ayuda online y compruebe si puede sobrevivir sin ellos.

Haga lo que quiera, pero no me diga que no necesita un programa de memoria de traducción. Los traductores necesitan un programa de memoria de traducción. Si traduce utilizando Word para Windows (para escritores), o PageMaker (hecho para la maquetación) estará matando moscas a cañonazos. Intente utilizar la herramienta adecuada y le aseguro que notará la diferencia.

 

 

Imagen de Danilo Nogueira
Danilo Nogueira