|
|

La patente unitaria europea: más cerca de ser una realidad

Después de cuarenta años de discusiones, la patente unitaria europea y su jurisdicción unificada saldrán a la luz en este año 2018. Después de décadas de negociaciones, ya se han cumplido los requisitos necesarios para su aprobación: está ratificada por todos los estados miembros menos dos (España y Croacia). La patente unitaria europea permitirá obtener una protección en los 26 estados miembros de la Unión Europea mediante una única solicitud en la OEP (Oficina Europea de Patentes).

La obtención de una patente a través de la OEP no sustituye las vías existentes para adquirir una patente en Europa sino que constituye una opción suplementaria a las patentes nacionales y a las patentes europeas clásicas. Su gran ventaja está a nivel jurídico ya que confiere una protección uniforme en toda Europa. Los estados que han firmado el acuerdo han acordado las pautas de derecho material que rigen el campo de aplicación de las patentes y han unificado las eventuales limitaciones de derecho así como los recursos disponibles en caso de falsificación.

Menor complejidad, menos costes

Menor complejidad, menos costes

En lugar de validar una patente europea en varios países, los titulares de la patente podrán elegir depositar una solicitud con efecto unitario: esto permitirá asegurar una protección uniforme en un máximo de 26 Estados miembros, sin añadir ninguna tasa. La puesta en marcha de este procedimiento para la presentación de patentes reducirá la complejidad administrativa a la vez que abaratará los costes de validación. Hoy en día, proteger la propiedad intelectual de una patente en doce países supone más de 30.000 euros de gastos diversos (sobre todo tasas que varían de un país a otro), ahora costará alrededor de 5000 euros.

Traducción subvencionada

Traducción subvencionada

España y Croacia son los únicos países que se niegan a participar en este acuerdo cooperación. Su argumento principal es que los idiomas oficiales adoptados para las patentes son el alemán, el francés y el inglés (más del 80 % de las patentes procede de Francia, Alemania y Reino Unido). Al presentar una solicitud de patente comunitaria única, se tendrá que proporcionar una traducción en uno de los tres idiomas oficiales. Un sistema de ayudas compensará los costes de traducción de las PYMES, personas físicas, organismos no lucrativos, universidades y programas de investigación públicos. Para poder beneficiarse de esta compensación de quinientos euros, las entidades han de tener su domicilio social en un Estado miembro de la UE y ya tienen que haber presentado su solicitud de patente en uno de los 24 idiomas oficiales de la UE que no sea el inglés, el alemán o el francés.

Imagen de José Gambín
José Gambín
José Gambín Asensio es licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad de Valencia y en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada. Ha desarrollado diversas funciones como gestor de proyectos, maquetador, y traductor freelance y en plantilla. Desde 2002 es socio fundador de AL Traducciones y actualmente desarrolla el cargo de Director de Ventas y Marketing.